Rehabilitación respiratoria

En SERVICIOS RESPIRATORIOS K-26 ponemos a su disposición un programa de rehabilitación desarrollado con el fin de ofrecer a sus pacientes respiratorios una alternativa de primer orden, que le permita evitar la progresión de su limitación física y respiratoria, y que, junto al tratamiento médico, le permita mantener una mejor calidad de vida.
Una prestación continua y multidimensional de servicios dirigidos a las personas con enfermedades respiratorias y sus familias, generalmente realizadas por un equipo multidisciplinario de especialistas (Neumonólogos, Fisioterapistas, Enfermeras, Psicólogos, Nutricionistas, Terapeutas ocupacionales y Trabajadores sociales), con el objetivo de mejorar y mantener al individuo en el máximo grado de independencia y funcionamiento en su comunidad (ATS).

COMPONENTES DE UN PROGRAMA DE REHABILITACIÓN

  • Educación del paciente y su familia.
  • Programa de cesación tabáquica.
  • Tratamiento médico (farmacológico).
  • Tratamiento de las exacerbaciones.
  • Control nutricional.
  • Oxigenoterapia.
  • Ventilación Mecánica No Invasiva Domiciliaria.
  • Técnicas de fisioterapia respiratoria (Reeducación respiratoria y aclaramiento mucociliar).
  • Técnicas de entrenamiento al ejercicio, desde técnicas más sofisticadas (ergónometros) hasta técnicas más sencillas como caminar o subir escaleras.
  • Técnicas de entrenamiento de los músculos respiratorios.
  • Evaluación social del entorno del paciente.
  • Terapia ocupacional y vocacional.
  • Rehabilitación psicosocial y asistencia a domicilio
 
La aplicación de un programa de rehabilitación respiratoria debe ser totalmente individualizada y adecuada a cada paciente.
 
Los pacientes que con mayor frecuencia se incluyen en los programas de rehabilitación pulmonar son los que padecen de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y enfermedades que provocan restricción de la función ventilatoria.

CRITERIOS DE INCLUSIÓN

  • Pacientes con enfermedad respiratoria crónica y sintomático (fundamentalmente con disnea)
  • No fumador o incluido en un programa de cesación tabáquica.
  • Con ánimo de colaboración y con capacidad de comprensión.
Sin enfermedades que puedan impedirle realizar el programa (neoplasias, enfermedad cardiaca severa, enfermedades osteomusculares)

EVALUACIÓN PRE-PROGRAMA

 
Antes del inicio del programa de rehabilitación el paciente debe ser evaluado con el fin de establecer su grado de incapacidad y diseñar el programa más adecuado a su limitación. Esta evaluación debe incluir:
  1. Evaluación clínica: Historia clínica, Examen físico,Evaluación de la disnea. Escala de Borg.
  2. Evaluación radiológica: Rx Tórax PA y Lateral.
  3. Evaluación electrocardiográfica: Para excluir la existencia de cor pulmonale o de cualquier otra alteración cardiaca que pueda influir en la ejecución del programa propuesto.
  4. Función Pulmonar: Espirometría con prueba de respuesta a broncodilatadores, Volúmenes pulmonares, Capacidad de difusión al CO (DLCO) Gases arteriales en reposo.
  5. Capacidad de esfuerzo: Caminata de 6 minutos; Prueba de esfuerzo máximo con la utilización de ergómetros. Se deben medir los parámetros metabólicos (Consumo máximo de oxigeno -VO2máx-, producción de CO2 -VCO2máx-, lactatos), cardiovasculares (Frecuencia cardiaca, monitorización del ECG, presión arterial) y respiratorios (Ventilación minuto -VE-, Volumen circulante -VT-, frecuencia respiratoria, patrón ventilatorio, gases arteriales o SaO2) y la disnea (escala de Borg).
  6. Calidad de vida: De importancia tanto en la evaluación inicial del paciente como en el control de los resultados del programa de rehabilitación. Pueden utilizarse cuestionarios genéricos (Perfil de salud de Nottingham, etc.) o específicos (Cuestionario respiratorio Saint George, etc.)
Al finalizar el programa de rehabilitación al paciente deberá repetirse esta evaluación para valorar los resultados del mismo.